HMS BELFAST

Museo Buque de guerra HMS Belfast


Ubicación: Londres, Reino Unido

QUÉ PUEDES VER:

Este buque de guerra, que se encuentra anclado en el Támesis, se ha convertido en un interesante museo perteneciente a la Marina Real Británica. Durante su vida útil, que duró más de treinta años, sirvió a la marina británica en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Corea. A principios de los años setenta, se convirtió en un museo flotante, y recibe innumerables visitas anuales debido a su interés histórico.

OPINIÓN DE “HMS BELFAST”:

He aquí uno de los museos más sorprendentes durante mi visita a Londres. Como cualquier enamorado de los viajes, la primera vez que decidí cruzar el charco y visitar Londres, investigué bastante acerca de lugares interesantes para visitar. Una de las opciones que me sorprendió fue la visita a este antiguo buque de guerra. Y más de lo que hubiera esperado. Mientras que en casi todos los foros citaban esta visita como un lugar en el que pasar un par de horas, cuando me adentré en sus nueve cubiertas, el tiempo se detuvo y permanecí toda una mañana.

Increíble el mantenimiento del buque después de tantísimos años. Las figuras a tamaño real, colocadas en bastantes de las zonas de visita, otorgan una visión más realista de la vida a bordo de un buque de guerra.

La cocina, donde se preparaban grandes ollas para abastecer a todos los ocupantes, el almacén (con su gato y ratones correspondientes) donde la comida y el tabaco permanecían sellados. La panadería, las bodegas o la lavandería también sorprenden en esta visita. El comedor y área de descanso. Las habitaciones con las literas extremadamente apiñadas, los baños y las duchas… Cada zona mantiene intacta la esencia de lo que fue, incluidas las salas de castigo.

Durante el recorrido también puedes ver la zona médica, el dentista, la farmacia, la enfermería, así como infinidad de accesorios médicos de la época para entablillar, curar y reposar tras cualquier ataque inesperado.

El camarote del capitán, de madera oscura, totalmente diferente a los dormitorios del resto de los tripulantes, nos confirma la diferencia de rangos en la armada y como ello distinguía la posición de cada uno.

Los cañones que se utilizaban en los ataques resultan abrumadores cuando estás a su lado. En la cubierta superior es posible descubrir todo el armamento que utilizaban, así como subir a las torres más altas para ver la ciudad a ambos lados del río.

La sala de mandos con el timón resulta impactante. Es posible observar mirando al frente, la majestuosidad del río, antaño el amplio mar. Te puedes sentar en el asiento del capitán frente al timón, y probarte la gorra típica de la época para sentirte dueño de este inmenso pedazo de historia.

Algunos accesos no son lo que se dice fáciles, puesto que, al igual que como fue en realidad, existen escotillas, escaleras empinadas y pequeños recovecos. Pero sinceramente, merece mucho la pena investigar cada última esquina de este increíble buque. Se puede bajar hasta la mismísima sala de máquinas y llegar hasta los motores y la visión es sobrecogedora.

Una visita diferente a lo habitual, pero que merece mucho la pena, puesto que, aunque nos pese, son un pedazo de la historia de la humanidad.


ALGUNAS IMÁGENES…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s